¿Te cuesta comunicarte en clase y no sabes las razones? Este artículo es para ti

¿Cuántas veces te ocurre en clase que no “entiendes ni papa” de lo explicado por el profesor? ¡Qué faltas a clases y pides a un compañero que ofrezcas detalles del curso, pero comprenderlo es imposible! Intentas trabajar en equipo, pero nadie logra hacer silencio y mucho menos establecer acuerdos… esos y muchos otros casos son comunes no solo en el contexto universitario también en la inmediaciones de tu hogar, tu comunidad y dentro de las relaciones de pareja.

Son las barreras de la comunicación las causantes de tantos dolores de cabeza, puesto que tiene incidencias negativas en los intercambios de mensajes y traen consecuencias a diversos niveles que van desde el solicitar repetir lo emitido al profesor, hasta confusiones mayores que entorpecen incluso la dinámica y desarrollo de un grupo o sociedad.

problemas-para-comunicarse-en-clase

Las barreras de la comunicación son todas aquellas situaciones que juegan un papel de interferencia o interrupción en un proceso comunicativo e impiden que un mensaje sea compartido con claridad y precisión. Los ruidos o entropías positivas son los principales causante de entorpecimientos de una decodificación parcial o total de un mensaje.

Alarico (1996) en el libro Lenguaje y Comunicación expone que existen muchos ruidos originados por el mismo ambiente, pero otros son causados por la fuente que emite el mensaje, o fuente emisora, que no lo codifica bien porque no toma en consideración quién es el receptor, su contextos y sus capacidades de interpretación.

Este autor señala las más comunes que citaremos a continuación. Seguramente incurres en algunas o por el contrario te afectan constantemente, por ejemplo, en tus sitios de aprendizaje:

  • Información escasa: Muy frecuente en comunicados, convocatorias,  carteleras, blogs o informaciones emitidas por redes sociales.
  • Distorsión de la información: Reciben unos datos y algunos de estos son cambiados.
  • Suposición de que lo que se dice se entiende: El profesor considera que debes saberlo y omite detalles
  • Falta de coordinación: El profesor dice una cosa, el coordinador otra, el director una opuesta a ambas…
  • Instrucciones vagas: Esto quiere decir sin precisión en los detalles.
  • Salirse de los canales normales: Por ejemplo una explicación emitida en los pasillos.
  • Conclusiones prematuras: Emitir juicios sin manejar toda la información y aclarar todas las dudas.
  • Falta de tacto al dar instrucciones: Gritar, imponer, pero también adular…

Otras no menos importantes: Comunicación apresurada, temor a preguntar, no saber escuchar, confusión en las definiciones, muchos niveles de comunicación, diferencia de conocimiento y experiencia, diferencia de personalidad e intereses, creencia en que lo hemos dicho todo, creencia en que lo sabemos todo, resistencia a los cambios, no tomar notas, falta de claridad, desconcentración y desinformación.

Ahora que las identificas con más claridad, te dejamos algunas recomendaciones que puedes poner en práctica para disminuir su incidencia y mejorar tu comunicación:

  • Estimula un ambiente participativo, informal y de libre flujo de ideas.
  • Toma notas y siguiere  a los demás que lo haga.
  • Sigue un orden al dar detalles.
  • Planifica tus planteamientos y exposiciones.
  • Repite la información.
  • Haz preguntas.
  • Ve despacio, sin retrasar nada. Lo importante es que lo comprendas.
  • Emplea material de apoyo (dibujos, gráficos, planos, videos).
  • Enfatiza  y subraya.
  • Resume.
  • Reduce el número de niveles para que las líneas de comunicación sean efectivas.
  • Emplea más de un medio cuando sea necesario.
  • Deja por escrito los mensajes trascendentes.
  • Concéntrate en lo que dicen.
  • Estimula a los demás para que asuman esa actitud.
  • Infórmate.
  • Recicla información.
  • Asegúrate de que el mensaje llegó sin contaminación a su destino.
  • Practica la técnica de promoción o torbellino de ideas.
  • Trabaja en equipo.
tesis como hacer

Deja un comentario