La medición y la codificación de los datos para la tesis

La medición y codificación de los datos significa el procesamiento de los mismos. Antes de cumplir con esa fase de la tesis se requiere que se hayan cumplido los pasos previos del diseño metodológico del trabajo de investigación. Esto incluye la selección de la muestra, la adecuación del método de recolección de datos y, por supuesto, la creación del instrumento de registro.

Es muy importante proceder de forma ordenada y lógica. No saltar operaciones, ni omitir ningún elemento. Igualmente, antes de comenzar, debemos asegurarnos que tenemos claras las variables a estudiar y que disponemos todos los recursos y apoyo para llevar a cabo la medición.

¿En qué consiste medir?

Medir los datos consiste en asignarle un valor o propiedad de acuerdo con los propósitos de la tesis. Para medir se pueden utilizar diferentes instrumentos, los cuales van a depender del diseño metodológico que se haya elegido para el estudio. Por ejemplo, en los diseños experimentales la medición se realizará según las propias características del experimento que haya elaborado el investigador. Debemos recordar que, en este tipo de metodología quien propone y realiza el experimento controla el ambiente, con la finalidad de obtener una respuesta determinada o registrar el comportamiento y evolución de una situación. Esto en unas condicionas provocadas de manera intencional por el investigador.

En cambio, en los diseños no experimentales el investigador no interviene, solo observa y registra los datos producto de estudio sin manipulación de un determinado asunto. En estos casos, el uso de cuestionarios y entrevistas es muy frecuente y la medición se hace a partir de la codificación de respuestas.

medición de datos de la tesis

Codificación

La codificación de respuesta es asignar un símbolo para luego proceder a construir un análisis más detallado, que un simple conteo de respuesta. Esta codificación es un paso preparatorio para el análisis y, es muy útil, cuando el mismo se va a llevar a cabo con ayuda de un ordenador.

Asimismo, la codificación permite categorizar las respuestas incorrectas o la falta de ellas como valores perdidos. Las respuestas incorrectas se presentaran cuando los encuestados eligen categorías mutuamente excluyentes o cuando la respuesta dada no tiene relación lógica con la interrogante propuesta.

Otro código es la no aplicación (“no aplica”) que se emplea cuando determinadas preguntas no pueden ser respondidas por ciertos participantes. Por ejemplo: si realizamos una encuesta a un grupo de estudiantes de la carrera de filosofía y una de las interrogantes es: ¿Durante el último semestre cursó alguna materia relacionada con la filosofía de Immanuel Kant? Y ¿Podrías indicar cuáles obras estudiaste? El encuestado que responda no a la primera pregunta obviamente no aplica para responder la segunda interrogante.

Como se puede observar, la codificación sirve para establecer mejor la relevancia de las respuestas y prepararlas mejor para su interpretación.

Este procedimiento también sirve para asignarle valores a las alternativas de respuesta, las cuales se simbolizan con un número, a fin de llevar el registro correspondiente. Por ejemplo:

¿Es usted fumador?

Si= 1 y No= 2

¿Está usted satisfecho con las políticas de convivencia de la empresa?

Muy satisfecho= 5, Satisfecho= 4, Ni satisfecho ni insatisfecho= 3, Insatisfecho= 2 y Muy insatisfecho= 1.

Cuando se hayan establecido los respectivos códigos a cada respuesta o alternativa, se hace un registro con sus respectivas variables para crear una base de datos. Esta nos servirá para observar las similitudes encontradas durante el proceso de medición y llegar a la fase de resultados.

Deja un comentario