La Coherencia: Un texto con sentido y lógica

¿Alguna vez te han dicho que tu comportamiento no es congruente con ciertos principios o normas?,  ¿Qué tus ideas no tienen coherencia? Si tu respuesta es no pues qué alivio, pero si es si, estas en serios aprietos, esto quiere decir que actúas de manera inapropiada o que tus ideas u opiniones no guardan relación entre sí. Esta incongruencia e incoherencia no ocurre solo en la vida de algunos, también en la naturaleza de los textos escritos.

Un texto escrito considerado bien redactado reúne como característica primordial: coherencia, entendida esta como una estructura de secuencia lógica, es decir, cónsona, comprensible y sin contradicciones. Un contenido plasmado en papel sin incongruencias esta muy distante del famoso dicho popular, muy empleado en el habla hispana, “ni es chicha ni es limonada”…

 

trabajo escrito coherencia

Cuando un puñado de párrafos, unos tras otros tienen coherencia, significa que tienen sentido y todos juntos forman una unidad comunicativa; tienen algo que decir. Ahora bien, la pregunta complicada, de la que todos esperamos respuesta: ¿Cómo logro escribir un texto coherente? Vamos a puntualizar cuatro posibles ideas aprovechando a su vez de remitirles algunos autores a consultar para profundizar más en el tema:

En la publicación Yo hablo, Tú escuchas, Ella lee, Nosotros escribimos de Tito Oviedo, año 2007, se dice que:

(…) “para escribir un texto coherente es importante tener mucha claridad sobre la manera como unas ideas se relacionan con las otras, es decir, como se va distribuyendo el sentido por el texto” (…) A este planteamiento agregamos que la relación de esas ideas solo es posible si se tiene absoluto dominio del tema o es que ¿acaso hay alguien claro acerca de un tema que no conoce?

Por su parte, Juan Rodríguez en el libro Gramática Gráfica al Juampedrino modo, año 2005, señala que:

(…) “la presencia caótica de temas diversos, la incompatibilidad semántica de vocablos, la ausencia de un tema central que unifique a los restantes, las afirmaciones contradictorias, la poca claridad de las explicaciones, la repetición innecesaria de ideas, el registro inadecuado utilizado, etc, pueden convertir el texto en una incoherente mezcla de palabras, oraciones, o ideas que a nada conducen pues, al final el lector acaba por no enterarse de nada” (…)

Rodríguez hace referencia a divagaciones o rodeos. Esta situación se evidencia en casos de estudiantes que no van al grano, o al punto central y convierten el texto en un enredo o la típica expresión dialectal de uso frecuente en Cuba y Venezuela “un arroz con mango”…tan solo imagine degustar ese peculiar plato con contrastes de sabores.

Víctor García y Liliana Gutiérrez en el texto titulado Manual de Géneros Periodísticos del año 2011, nos dicen:

(…) “Un texto coherente es aquel que satisface la intención comunicativa, se adecua al lector y a la tradición, y en el que cada una de las unidades que la compone (oración, párrafo, capítulo, tomo…) se subordina e interpreta en relación con las demás” (…) Con esto los autores quieren decir que la coherencia de un texto se alcanza cuando el tema se condensa en una idea principal, seguida de unas ideas secundarias que la profundizan, amplían o soportan.

Ana Benda y otros en la publicación titulada Lectura: Corazón del Aprendizaje del año 2006, establecen:

(…)“Un texto coherente tiene unidad de sentido. Hay incoherencia cuando se afirman dos enunciados contrarios o contradictorios acerca de un mismo asunto (…) Percibir la coherencia de un texto es percibir el plan previo del autor, que es terminado o cerrado por el autor” (…)

Para finalizar, decimos entonces que la coherencia se planifica con antelación, se hace palpable en la medida que el texto se presenta organizado y se alcanza en comunión con el receptor.

tesis como hacer

Ultimos Comentarios

Deja un comentario