La elección de un Tema de Investigación

En pregrado, una vez cursado todo el pensum o programa y aprobadas las unidades de crédito correspondientes, se da el paso más crucial para el anhelado conferimiento del título académico y este es la elaboración de una investigación o trabajo de grado. Llamémoslo así en este contexto: “Trabajo de grado”, esto motivado a la denominación, a nuestro entender, errónea de “tesis de grado” a este tipo de asignación en este nivel de estudio.

Entre ambas, existen ciertas diferencias teóricas y prácticas que se resumen en el objeto de estudio, profundización del tema y en los métodos aplicados, pero en cualquiera de los casos se trata de la producción de un texto escrito que pone en evidencia las habilidades alcanzadas por el  futuro profesional, la naturaleza del campus universitario, los procesos de enseñanza-aprendizaje del cuerpo docente y el esfuerzo del tutor, es decir, es todo un trabajo mancomunado.

Llámese trabajo de grado, tesis o cualquier calificativo peyorativo que quieras asignarle a causa de tu incomodidad en el cumplimiento de este requisito, no podrás descartar las diversas dificultades y demandas de su elaboración que hacen de esta etapa académica todo un desafío cognitivo, físico, emocional hasta espiritual, ocasionando en oportunidades rupturas amorosas, grandes inversiones de dinero, fuertes lazo de amistad y el descubrimiento de lo que estas hecho.

Este material se dedicará a una de estas complejidades, como es la escogencia del tema de investigación. Para esto definiremos en qué nivel de complejidad te encuentras y qué podrás hacer en cada caso.

tema de tesis

 

Nivel 1 “Profe, todos los temas me gustan”:

Eres un estudiante “algo” entusiasta que quiere resolver todas las inquietudes de la vida en una sola investigación. Te sugerimos hacer una lista con esos temas de interés, pondéralos con base al que más te motive, escoger los tres que hayan obtenido la mayor calificación y decidirte por el que reúna el mayor número de estos aspectos: Suficiente información, antecedentes similares, ha sido abordado y aprobado en tu centro de estudio, precisas un asesor que tenga dominio sobre este asunto y este disponible para ayudarte.

 

Nivel 2 “No me gusta ningún tema”:

Esto es falta de motivación, aderezado con un poco de flojera mental. En este caso solo te corresponde enfocarte, concentrarte y comenzar por realizar un trabajo de observación en el que vas a ver, mira y examinar a algo o alguien para luego establecer algunos puntos de vista al respecto. Observa con una libreta de anotaciones las estructuras, las acciones y personas de tu campo académico, de la comunidad donde vives, el autobús que toma a diario, las redes sociales de las que haces usos o la familia a la que perteneces. Estamos seguros que encontrarás fenómenos interesantes de comportamientos que pueden ser grandes temas de investigación.

 

Nivel 3 “En el limbo, ni muerto ni vivo”:

En este estado ni concluyes que nada te gusta, eres una hoja en blanco, sedado por fármacos y sin motivación, cuestionas este procedimiento diciendo frases como: “deberían eliminarse las tesis”, pues todavía no has comprendido que la denominación más adecuada es trabajo de grado. En este caso toca como parto con fórceps, pasar al nivel 2 y comenzar la tarea de observación, incluso de tu actitud.

Tu propia experiencia, las inconsistencias o vacíos en situaciones, el deseo por brindar soluciones a problemáticas, las ideologías, los conflictos económicos, sociales, la cultura de un pueblo, un fenómeno reiterativo, una situación compleja que amerita resolución son los principales motores de búsqueda para determinar un tema de investigación. Así que si deseas iniciar en este fascinante proceso, te sugerimos tener ojo clínicos, de lince y de águila.

Deja un comentario