Citas y paráfrasis estilo APA: usos y recomendaciones

Las citas, de acuerdo con las Normas APA, son una forma de acreditar o reconocer los aportes de otros investigadores sobre nuestro propio trabajo. La importancia de la citación apropiada de las fuentes es, precisamente, el objetivo del estilo APA. También lo es brindar a los posibles lectores todos los datos necesarios para profundizar en un tema expuesto en algunas de las referencias consultadas o corroborar hechos o antecedentes.

Cuando realizamos un artículo, ensayo o monografía citar nos servirá para sustentar opiniones, ejemplificar casos, contextualizar e incluso debatir o confrontar con otros trabajos previos. El uso que hagamos de las referencias va a depender de los objetivos de la investigación que llevemos a cabo. Lo importante en todo caso es tener siempre presente que la ética del buen investigador lo debe mantener alejado del plagio.

El Manual APA 6ª edición establece que el investigador nunca hace pasar por suyas las palabras de otro; por el contrario, siempre reconoce las ideas u opiniones de quienes han colaborado de manera directa con su trabajo. Las citas no solo ayudan a evitar el plagio, también ponen de relevancia nuestros aportes cuando nombramos nuestras fuentes, pero al mismo tiempo delimitamos correctamente nuestras reflexiones de las de otros.

citar con normas apa

 

Tipos de citas

 

Las Normas APA admiten dos estilos de citación: las citas directas o textuales y las citas indirectas o paráfrasis. Si bien ambos estilos son permitidos y en líneas generales cumplen la misma función, sus usos a nivel de la comprensión del contenido difieren. Por esa razón vamos a profundizar en los usos y recomendaciones de los estilos de citas APA.

  1. Directas o textuales: son aquellas que reproducen de manera idéntica las palabras de un autor o un trabajo propio previamente publicado. La intención de este tipo de citas es poner de manifiesto de manera integra el contenido de la fuente consultada y resulta muy útil para los siguientes casos:
  • Los trabajos de tipo estadísticos donde deben mencionarse números, porcentajes, resultados o conclusiones que derivan de un estudio matemático. La cita textual permite exponer con exactitud un dato de interés para nuestra investigación. Ejemplo:

Según los resultados de la encuesta aplicada a los estudiantes: “98,55% de los encuestados consideró útil la inclusión de un glosario de términos en un libro editado por la Escuela de Letras y el 1,45% no lo consideró útil” (Escuela de Letras, 2012, p. 36).

  • Para indicaciones, métodos o pasos a seguir. Ejemplo:

En el juego de ajedrez “el tablero está compuesto por 64 casillas alternadamente, blancas y negras, y está colocado entre 2 jugadores de manera que la casilla de la esquina derecha de cada jugador sea blanca” (Turci, 2004, p. 14)

  • Para referirse a fuentes técnicas o con lenguaje especializado, sobre todo en los casos donde el autor consultado introduce nuevos términos o definiciones.

Cuando se trata de conservar y preservar el papel es importante mantener el espacio libre patógenos contaminantes, “el nombre científico de estos insectos es Psócidos y la especie que más fácilmente puede infestar nuestras viviendas es el liposcelis bostrychophi” (Martiarena, 1992, p. 187)

  • Para las investigaciones de tipo literario donde citar la fuente textual es fundamental para la comprensión de un escritor y/o corriente literaria. Ejemplo:

Para Maquiavelo su experiencia política es el punto de partida de su obra más importante, El Príncipe:

No he encontrado, entre mis enseres, cosa a la cual yo tenga por más querida o que tanto estime como la cognición de las acciones de los grandes hombres, aprendida por mi por una larga experiencia de las cosas modernas y una continua lección de las antiguas: las cuales, habiendo yo con gran diligencia cogitado largamente y examinado –y ahora en un pequeño volumen reducidas–, envío a Vuestra Magnificencia (Maquiavelo, 1999, p. 17)

  • Para artículos de leyes, proclamas, estatutos, normas, disposiciones, etc. Ejemplo:

El artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la Asamblea General, reza lo siguiente: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros” (Asamblea General, 2013, p. 2)

Nota: las citas textuales de menos de 40 palabras se colocan dentro del texto entre comillas, al finalizar la cita se coloca la referencia entre paréntesis de autor, año y número de página. Si las citas son de más de 40 palabras se coloca en un bloque de texto separado, sin comillas, con sangría izquierda de 2,54 cm, a doble espacio de interlineado. La referencia se coloca al finalizar la cita entre paréntesis.

 

  1. Indirecta o paráfrasis: consiste en hacer referencia a las reflexiones u opiniones contenidas en una fuente desde nuestras propias palabras. La paráfrasis es en sí un ejercicio intelectual y de compresión de las ideas y teorías de otra persona, pues es algo más que cambiar las palabras de otro por sinónimos. Para realizar una cita de este tipo es indispensable conservar la idea original y no se permite la incorporación de juicios personales, además se debe demostrar que se ha entendido a cabalidad lo consultado y la capacidad para retransmitir ese conocimiento sin alterar las ideas del autor.

 

Desde antiguo la paráfrasis ha sido utilizada para resumir y es muy valiosa en los trabajos de investigación, pues da cuenta del nivel de racionamiento del investigador que hace uso de ella. La paráfrasis es muy útil cuando se quiere condensar en una idea los hechos o sucesos de un año o período histórico, dar cuenta del contenido general de una obra y resumir una teoría. En este sentido, el ejercicio de la paráfrasis puede ayudar a sintetizar grandes cantidades de información que de otra manera sería imposible citar, por eso la importancia de comprender y analizar muy bien lo leído para luego citarlo. Ejemplo:

Burckhardt nos relata el siglo XV y XVI en Italia como una época donde las peleas entre distintos “déspotas” por el control de las grandes ciudades (Milán, Florencia, Venecia, los Estados Pontificios y el Reino de Nápoles controlado por España) y las intervenciones del papado evitaron la unidad nacional. Además, las guerras entre Francia y España se realizaron, para comodidad de los contendientes, en territorio italiano (1984, pp. 1-5).

 

Nota: las citas indirectas no se escriben entre comillas, forman parte del texto y, al igual que las citas textuales, se coloca la referencia al final entre paréntesis.

En las investigaciones de tipo documental la paráfrasis nos ayuda a no sobrecargar el contenido de nuestro trabajo con citas textuales, y nos permite hacer análisis más fluidos entre las fuentes consultadas y nuestros propios juicios.

Sin importar el tipo de cita (textual o indirecta) que se decida utilizar lo importante es hacerlo de acuerdo a lo establecido por las Normas APA para evitar cualquier acusación de plagio y dar la oportunidad al lector de verificar, por propia mano, cualquier dato que considere necesario.

 

Ultimos Comentarios

  1. Riguef November 12, 2016
  2. Amparo Junchaya January 10, 2017

Deja un comentario