La Actitud Creativa en el Proceso de Investigación

La creatividad es un don, es nuestra capacidad innata de innovar, inventar, crear y romper esquemas, sin embargo, con el pasar del tiempo la vamos olvidando, encubriendo, desplazando hasta que de esta, nos desentendemos. Cuando somos adultos creemos que esta habilidad solo es característica en la etapa de la niñez así que decidimos encasillarnos, dejar de impresionarnos, de curiosear y de hacer nuevas y mejores propuestas para las situaciones existentes.

Es con esta concepción e idea errada que decimos adentrarnos al proceso de investigación y es una de las principales causantes que impide llevar a cabo esta tarea de manera exitosa, porque nadie explora y diagnostica una realidad con una camisa de fuerza y con la mente cerrada. Por lo tanto, si deseas participar en la indagación del contexto que te rodea debes retornar a tu mente creativa, estar dispuesto a recibir críticas, a equivocarte, replantearte hasta lograr tus objetivos.

proceso de investigación creativo

Al respecto Leal (2005) en su texto titulado La Autonomía del Sujeto Investigador y la Metodología de Investigación, nos comparte lo siguiente:

Cualquier científico debe revisar sus concepciones y tendencias antes de iniciar su tarea; sin embargo, para abordar el estudio de una realidad con éxito, el investigador debe estar apasionado por ella, lo que Maslow llama el “conocimiento por amor”. Esto hace sentirnos profundamente interesados o fascinados por la temática de estudio, lo cual nos permite percibir sin manipulación, sin abstracción; nos lleva a profundizar en ella activándose positivamente nuestro pensamiento y la inspiración (…) Pág. 20

Muy bien, el autor nos comparte sobre la importancia de indagar acerca de eso que nos gusta y motiva para así evitar distracciones, deserción en la mitad del desarrollo del trabajo o lo que es realmente lamentable invertir el tiempo en una investigación viciada y maniatada a causa de las presiones, aspiraciones y expectativas de terceros, pero cómo hacer si la realidad nos exige y empuja hacia otra cosa.

¿Cuántos de ustedes lectores no les ha pasado que el tema de investigación propuesto a nadie motiva o inspira más que a usted? ¿Qué el temor de otros puede más que nuestra pasión? ¿Qué el tutor lo encuentra riesgoso? ¿Qué al metodólogo no le parece el enfoque o procedimiento seleccionado?… A muchos verdad, pero qué podemos hacer… esos son los riesgos y obstáculos que enfrenta un investigador.

Continúa Leal (2005) quien asevera, lo siguiente:

Generalmente cuando un estudiante de postgrado realiza una investigación tiende a concentrarse en la obtención de un título o grado, porque a eso nos impulsa el sistema educativo y si se objeta por errores razonables después de haber escrito cien páginas sobre la misma, muchos terminan maldiciendo o abandonando el estudio; esa es una actitud común entre los estudiantes de nuestras universidades… Pág.21.

Entonces ¿Qué puedes hacer para salirte con la tuya y en términos razonables y respetuosos, burlar el sistema impuesto? Sigue estos consejos:

-Persevera: Porque cuando se unen un investigador apasionado con un realidad por investigar este proceso ocurre con absoluta libertad, tendrás el tema adelantado, ganarás niveles de concentración y una atmósfera adecuada para crear.

-Se flexible: Investigar es admitir antes de iniciar que estabas equivocado. Estar dispuesto a replantearte, reinventarte y alegrarte cada vez que detectes eso que te distanciaba de la verdad te garantizará el éxito a largo plazo.

-Renuncia al miedo: Investigar es estar presto, curioso, atento a las señales, tener espontaneidad y autenticidad. Deja de adular, complacer y buscar el consentimiento del entorno.

-Desecha procedimientos convencionales: Esta acción te encasilla, te limita y te distancia de la creatividad.

-Recuerda: Si deseas ser creativo, debes arriesgar, tener valor e independencia.

tesis como hacer

Deja un comentario